¿Puedo hacer BLW si es mayor de 6 meses? ¿O si ya toma purés?

En el taller que impartí recientemente en GrowClinic me encontré con varios padres que querían hacer BLW pero, por determinadas circunstancias, sus bebés ya tenían más de 6 meses y ya habían comenzado la alimentación complementaria en la manera tradicional. O, por trabajo, algunas de las comidas del día las hacían los bebés en la guardería o con una cuidadora. Los que me conocéis sabéis que soy poco de extremos y bastante razonable. Por poder, siempre se puede. No hablaríamos entonces de BLW en sentido estricto, pero no quiere decir que no sea beneficioso.

¿Cómo lo hacemos entonces?

Tenemos 2 escenarios:

  1. Bebé en torno a los 6 meses preparado para comenzar la alimentación complementaria (¿Cómo saber si está preparado? aquí). El bebé hará algunas comidas en guardería o con cuidadora, donde no hará BLW. Llamémoslo alimentación combinada. Cuando no se pueda, tomará sus purés, papillas o lo que corresponda. Cuando estén los padres, realizará BLW. Le ofrecerán trozos según los principios del BLW. En general estos niños no tienen problemas, realizarán la transición a sólidos sin dificultad y tendrán parte de los beneficios del BLW.
  2. Bebé mayor de 6 meses que ya ha iniciado la alimentación complementaria tradicional y tiene establecidos sus horarios y sus comidas en forma de purés y papillas, pero que los padres desean que empiece a comer en trozos. Hablaríamos ahora de una transición a sólidos (otro día trataremos sobre Baby Led Introduction to Solids). Esto es algo que yo recomiendo a los padres que no están interesados en BLW: entre los 8 y los 10 meses convienen que ofrezcáis alimentos menos triturados. Hay estudios que demuestran que, pasada esta “barrera de los 10 meses”, aumentarán los problemas para comer sólidos más adelante.  En este caso, ellos ya tienen sus comidas en purés/papillas establecidas. Nosotros podemos triturar progresivamente menos los alimentos, o bien ofrecerles trozos, pero manteniendo sus purés. La mayoría de los niños aún no cenan como tal; este puede ser un buen momento para ofrecerles trozos y aprovechar y compartir la cena para estar juntos. También podemos darles el puré sólo de verdura y ofrecerles luego la carne/pescado en trozo, o cambiar la papilla de la merienda por una pieza de fruta. Podemos simplemente ofrecerles entre horas o cuando nosotros estemos comiendo. Muchos os encontráis con el problema de que en estas edades ya no va todo a la boca, y en vez de comer, lo espachurran, juegan con ello o lo lanzan. Paciencia. Es algo nuevo, dejadles que experimenten, que aprendan a distinguir texturas, que vean qué pasa cuando lo dejan caer. Sentadles a vuestro lado para que vean que eso se come, y, poco a poco, lo irán haciendo.

Así que, aunque vuestro bebé ya esté comiendo puré o aunque no podáis acompañarle en todas las comidas, no quiere decir que no podáis hacer una alimentación con trozos. ¡Animaos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s