Reto 1: ¿Probióticos para el bebé amamantado?

Hace ya tiempo me pidió Itziar un post. Cuando alguien que sabe tanto de lactancia y neonatología te pregunta, ¡échate a temblar! Propuso 2 temas muy interesantes, pero que son ciertamente un reto. Voy con el primero.

Respecto al tratamiento con antibiótico, ¿qué pasa con la flora saprofita? ¿Es necesario dar probióticos si continúa con lactancia materna?

Mi primer paso siempre es buscar en pubmed (que recoge la gran mayoría de artículos científicos publicados). Y hay muchas referencias a probióticos para prevenir o tratar la diarrea, a la microbiota de la leche materna, a la menor incidencia de diarrea en niños amamantados… pero un estudio como tal, que analice la flora bacteriana en niños amamantados que reciben antibiótico, asociado o no a probiótico, no he encontrado (si alguien lo conoce, que me lo pase por favor).

Ahora empecemos por el principio.

¿Qué es un probiótico?

Según la definición de la OMS, un probiótico es un microorganismo vivo que, cuando se administra en cantidades adecuadas, confiere un beneficio a la salud del consumidor.

¿Y un prebiótico?

Los prebióticos son determinadas sustancias de la dieta que nutren a determinados microorganismos que viven en nuestro intestino, favoreciendo el crecimiento de bacterias beneficiosas.

¿Qué es la diarrea asociada a antibióticos (DAA)?

La DAA ocurre cuando los antibióticos matan también a las bacterias “buenas”  y se produce una multiplicación de las “malas” por encima de lo normal, ocasionando deposiciones acuosas frecuentes y dolor abdominal.

¿Es necesario dar probióticos durante el tratamiento con antibióticos?

Según las últimas revisiones (dejo el link a la revisión Cochrane en español de 2011), los probióticos analizados (fundamentalmente Lactobacillus rhamnosus y Saccharomyces boulardi, aunque cada vez hay más estudios que incluyen otras cepas) sí tendrían un papel protector en la prevención de la diarrea por antibióticos.

¿La lactancia materna es un probiótico en sí misma?

Antiguamente se pensaba que la leche materna era un líquido estéril, sin bacterias. Pero ya hace años que se ha demostrado que la leche materna contiene numerosas bacterias comensales (no dañinas) que colonizan el intestino del recién nacido. Se ha visto también que existe una gran variabilidad entre las madres, es decir, la leche de una madre contiene unas bacterias diferentes a las de otras madres. Las variedades de Lactobacillus de la leche materna tienen un capacidad probiótica igual o superior a los productos comercializados. Además, la leche materna contiene gran cantidad de oligosacáridos, que son el sustrato de las bifidobacterias y actúan como prebiótico natural.

Así que sí, la leche materna tiene capacidad pre y probiótica.

La lactancia materna disminuye la incidencia de gastroenteritis.

La lactancia materna disminuye la gastroenteritis infecciosa dado que aporta, no sólo bacterias “buenas” sino otros muchos elementos defensivos: inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima, células inmunocompetentes, oligosacáridos… Presumiblemente, los niños que tomen leche materna tendrán también menos diarrea asociada a antibióticos.

Así pues, ¿necesitan los lactantes/niños asociar un probiótico al tratamiento antibiótico si toman leche materna? Desde mi punto de vista, no. 

  1. La leche materna tiene capacidad pre- y probiótica, pues contiene bacterias que colonizan el intestino del niño y oligosacáridos que actúan como prebióticos.
  2. Los niños amamantados tienen menos incidencia de gastroenteritis
  3. Cuando estàn malos suelen tomar más cantidad de leche (aunque apenas tomen otras cosas, a esto no dicen que no), así que tomarán también más cantidad de pre y probióticos.
  4. La microbiota de la leche materna tiene gran variabilidad interindivual, es decir, cada madre tiene unas bacterias en la leche, así que la mejor forma de “repoblar” de nuevo lo que el antibiótico ha barrido, es la propia leche, con bacterias idénticas que formaban parte de la flora habitual del lactante

No obstante, como siempre en medicina, hacen falta más estudios 😉

 

 

Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y
prebióticos

Revisión Cochrane. Probióticos para la prevención de la diarrea asociada con antibióticos en niños. 

Martín R, Langa S, Reviriego C, Jiménez E, Marín ML, Xaus J, et al. Human milk is a source of lactic acid bacteria for the infant gut. J Pediatr. 2003; 143: 754-758

Martín R, Jiménez E, Olivares M, Martín ML, Fernández L, Xaus J, et al. Lactobacillus salivarus CECT5713, a potencial probiotic strain isolated from infant feces and breast milk of a mother.-child pair. Int J Microbiolo. 2006; 112:35-43.

Olivares M, Díaz-Roperao MP, martín R, Rodríguez JM, Xaus J. Antimicrobial potencial of four lactobacillus strains isolated from breast milk. J Appl Microbiol. 2006; 101: 72-79.

M. Olivares, F. Lara-Villoslada, S. Sierra, J. Boza, J. Xaus.  Efectos beneficiosos de los probióticos de la leche materna. Acta Pediatr Esp. 2008; 66(4): 183-188

2 comentarios en “Reto 1: ¿Probióticos para el bebé amamantado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s